Entrevista a Marta Stelmaszak y Lourdes Yagüe, de Negocia – Vende – Traduce

¿Qué tenéis que decir a los que dicen que la traducción es un negocio en decadencia? ¿creéis que el mercado de la traducción tiene futuro? ¿Cuáles son las principales aptitudes que un traductor debe de tener para adentrarse en el mundo de la traducción?  

marta-home

MS:        La demanda en el mercado de traducción ha ido creciendo de forma constante desde hace unos años debido a la globalización y al aumento generalizado de negocios internacionales. Cada vez hay más negocios que necesitan traducir y también hay más contenidos que deben localizarse. En definitiva, el mercado está creciendo y tiene un futuro brillante. El problema es que los diferentes agentes de nuestro mercado tienen diversos enfoques sobre cómo atraer la demanda. Algunas empresas desarrollan programas de traducción automática, otras se centran en recortar el presupuesto y otras incluso sacrifican la calidad. Para aprovechar al máximo las oportunidades, los traductores autónomos deben combinar sus habilidades lingüísticas con un enfoque empresarial.

Aunque algunos digan que la traducción es un negocio en decadencia, yo creo que es un gran mercado para los profesionales de la lengua. Por eso creo que entre las aptitudes que debe reunir un traductor está el abrir su mente al ámbito de los negocios y reunir las habilidades necesarias para moverse como autónomo.

LY:          Creo que no hay mejor momento que éste para la traducción y la interpretación debido al auge de las relaciones internacionales. La globalización ha dejado de ser un fenómeno para convertirse en algo cotidiano, por lo que la comunicación en diferentes lenguas siempre será imprescindible. Lo que sí que creo que está en decadencia es la forma de plantearnos la profesión porque, le pese a quien le pese, de aquí a pocos años la mayoría de la población dominará varios idiomas y, si ahora el intrusismo nos parece un problema, lo va a ser mucho más dentro de unos años cuando en todas las empresas haya profesionales bilingües y a éstos se les encargue gran parte del trabajo que tradicionalmente nos correspondía a nosotros. Los clientes van a seguir haciendo lo que — en su opinión— más les interese aunque a nosotros nos parezca una aberración y nos llevemos la pataleta. Por eso creo que es más un problema del enfoque de la oferta que del de la demanda, porque la necesidad de traducir va a estar siempre ahí. Más bien deberíamos aceptar la realidad, anticiparnos al problema y aprender a seducir al cliente bilingüe del mañana, reencontrar nuestro hueco ofreciendo soluciones más especializadas, más completas, mejorando la propuesta de valor de cara al cliente… En fin, hay futuro, pero el mercado es como es y hay que adaptarse a los cambios.

Lourdes-square

Desde mi corta experiencia como autónoma, en vista de lo que yo he vivido, diría que lo que necesita un traductor autónomo —aparte de hacer buenas traducciones, evidentemente— es adoptar mentalidad de empresario, saber empatizar con su cliente y llegar a conocerle al dedillo para tener la capacidad de ofrecerle el servicio en términos de beneficios para él.

¿Qué consejos daríais a alguien que quiere empezar en la traducción? Especialización o versatilidad, ¿cuál es vuestra opinión?

MS:        Hace aproximadamente un año, cuando empecé a estudiar los futuros modelos de trabajo, aprendí muchas teorías sobre cómo será el empleo (bueno, cualquier tipo de trabajo) en el futuro. Uno de esos posibles modelos, que es el que quizá cuenta con una mayor investigación y pruebas más sólidas, es la tan aclamada ultraespecialización —para más información, podéis consultar a Thomas Malone del MIT—. En el futuro, todos los trabajadores deberán estar superespecializados en una parte concreta del proceso de trabajo. Creo que esto es exactamente a lo que nosotros, los autónomos, deberíamos aspirar: a convertirnos en superespecialistas de lo que hacemos, a ser el profesional de referencia para una determinada lengua y ámbito temático.

Por eso, en todos mis programas de formación hago tanto hincapié en que el alumno encuentre su Propuesta Única de Venta como traductor. Es la base para cualquier negocio de traducción fructífero. Por ejemplo, en Negocia – Vende – Traduce, indicamos a los alumnos que construyan sus estrategias de negocio en función de aquello que les hace únicos.

LY:          Especialización, sin ninguna duda. No solo en cuanto al campo temático para traducir, sino también en cuanto a la oferta. Como ya se ha dicho muchas veces, hay que ofrecer algo diferente a lo que ofrecen los demás, porque lo que hace un producto o servicio deseable es, entre otras cosas, la escasez. Si tú eres el único capaz de hacer X o Y, los clientes acudirán a ti porque no tendrás competencia.

¿Cómo creéis que las nuevas tecnologías han revolucionado el sector de la traducción?

MS:        Las nuevas tecnologías han aportado increíbles avances al sector de la traducción. Ahora podemos trabajar mejor, de un modo más sencillo y disfrutando más con nuestro trabajo. Contamos con excelentes ordenadores, una conexión a Internet muy rápida, programas útiles con memorias de traducción… en definitiva, la tecnología es nuestra amiga. Aparte de eso, las nuevas tecnologías nos han traído gran cantidad de textos que traducir, ¡un montón de clientes nuevos!

LY:          Tanto como ha revolucionado el mercado en general. Creo que ahora tenemos más recursos que nunca para facilitar nuestro trabajo y para poner ideas en marcha y que hay que saber aprovecharlos. Por supuesto, siempre desde un punto de vista crítico y recordando que no es oro todo lo que reluce y que conviene que nos paremos a pensar qué utilidad tiene cada cosa en nuestro propio proyecto.

¿Cuáles creéis que son los principales fallos que cometen los traductores noveles a la hora de iniciar su carrera? ¿y aquellos traductores que no son noveles? ¿Qué entendéis como plan de negocio para un traductor?

MS:        Creo que uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan los traductores nóveles es el aislamiento y la desinformación, lo cual acaba trayéndoles mayores problemas con el tiempo. La traducción es una profesión bastante solitaria y los recién llegados suelen quedarse solos en su trabajo, aislados, alejados de sus compañeros. No saben dónde pedir ayuda o a dónde acudir para resolver sus dudas y eso hace que muchos de ellos acepten condiciones de trabajo indignas o tarifas demasiado bajas.

Por otra parte, los traductores con más experiencia tienden a quedarse en el círculo de colegas que establecieron al inicio de sus carreras, lo cual es totalmente comprensible, pero no suelen implicarse con los nuevos y acaba creándose una barrera que impide compartir conocimientos y experiencias. Por supuesto, hay excepciones y han ido surgiendo muy buenas iniciativas para cambiar esto por parte de traductores con mucha experiencia.

En cuanto al tema de los planes de negocios para traductores, es algo que siempre ha suscitado muchas dudas y controversias. Al principio, cuando estaba aprendiendo las bases para iniciar un negocio como autónoma, recibía consejos contradictorios que me confundían: «sí, sí, desde luego, necesitas tener un plan de negocio» o «no, para un autónomo, hacer un plan de negocio es una pérdida de tiempo».

Yo diría: si las cosas ya te están yendo bien sin un plan de negocio, tal vez conviene que dediques tu tiempo y tu esfuerzo a seguir haciendo las cosas bien como hasta ahora. Por el contrario, si sientes que aún no has llegado donde querías, que podrías hacerlo mejor o, incluso, si te sientes totalmente superado por toda esta atmósfera empresarial, párate y pon las cosas por escrito. Te ayudará mucho.

Creo que es bueno que los autónomos cuenten con un plan de negocio porque les confiere una  estructura y mayor sensación de seguridad. También ayuda mucho a reaccionar ante cambios e imprevistos y, por último, creo que un plan de negocio te ayuda a poner tu negocio a punto.

Realizar un plan de negocio es un proceso a largo plazo, y creo que se debería emplear un mes para completarlo. Al menos eso es lo que recomiendo a mis alumnos en NVT. Una parte del curso está destinada a analizar los elementos del plan de negocio, como por ejemplo el resumen ejecutivo, la descripción general, los antecedentes del empresario, el mercado y el plan de marketing. Es sin duda una de las mejores herramientas para los que empiezan como autónomos.

LY:          Me imagino que a todos nos bloquean los mismos problemillas, pero hablaré por mí porque es el caso que mejor conozco de primera mano. Un error muy grande es querer abarcar todo y pretender conseguir las cosas demasiado deprisa, porque eso genera mucha ansiedad y nos hace tomar muchas decisiones equivocadas. En mi caso, uno de mis mayores fallos fue querer cargar con todo yo misma para evitar «gastos innecesarios», pero lo que hay que entender es que externalizar ciertas cosas (como la contabilidad o la web) no debe verse como un gasto, sino como una inversión.  Creo que, en general (los nóveles y los no tan nóveles), no somos realmente conscientes del alto valor económico que tiene el tiempo en realidad. Por poner un ejemplo sencillo, me sale más rentable la mensajería que Correos, aunque aquella resulte más cara en términos objetivos. La razón de que me salga más rentable es porque tengo la oficina a dos pasos de mi casa (literalmente) e incluso puedo pedir que el mensajero venga a mi casa, mientras que ir a Correos me supone 45 minutos entre la ida y la vuelta (por no hablar de las esperas allí). Desde que antepongo el valor de mi tiempo al coste económico en la mayoría de decisiones que tomo, noto que está mejorando mucho mi productividad.

En cuanto al plan de negocio, yo me lo tomo como una hoja de ruta o como una manera de despejar la mente. Siempre me ha dado muy buen resultado tener las cosas por escrito, me permite ver todo con más claridad. Además, no tiene que ser necesariamente el típico y aburrido plan de empresa (que da una pereza horrible de redactar), puede ser un documento más sencillo y adaptado a nuestra realidad de autónomos. En NVT dedicamos un capítulo a simplificar el plan de negocio para quitar toda la paja y que el alumno se quede con lo que necesita realmente.

¡No pierdas la oportunidad de unirte a la segunda edición de NVT, que comienza el próximo 17 de febrero! negocia-vende-traduce

Negocia – Vende – Traduce es un innovador curso online para traductores autónomos que quieren impulsar sus negocios. El curso se divide en 5 lecciones que se corresponden con los diferentes bloques del libro, vídeo-tutoriales y correos diarios con ejercicios. En total, el alumno tendrá acceso a un libro de 158 páginas, cinco vídeo-tutoriales, dos sesiones en directo con Marta y un horario de consulta en el que podrá enviar ejercicios y preguntas. También recibirá un correo electrónico cada día para guiar su paso por el curso. Asimismo, ponemos a su disposición espacios para debatir con los compañeros, tanto en la página web como en el grupo de Facebook. Todo el curso se dará en español

Si quieres construir un negocio, vender y traducir ¡únete ya!

Si ya eres alumno de Cálamo&Cran podrás beneficiarte de un descuento en tu compra de NVT desde aquí

Anuncios

Acerca de Cálamo & Cran

Centro de formación para profesionales del lenguaje, la edición y la traducción.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s